ESPACIO PARA LAS VOCES DEL ABYA YALA

Un niño de la comunidad indígena wichi bebe agua desde un grifo en la provincia de Salta, Argentina. 28 de febrero, 2020. REUTERS/Ueslei Marcelino

Salta: dos bebés y un niño Wichi muertos por “aparente” contaminación del agua

Por Noelia Carrazana

Un bebe de un año, una beba de nueve meses y un niño de cinco años fallecieron entre el 4 y el 8 de enero de este año en el departamento de Rivadavia. La muerte fue producida por gastroenteritis y miembros de la comunidad Wichi indican que se debió al estado del agua que no está apta para el consumo humano, ya que denuncian que es de “color café”.

Un niño de la comunidad indígena wichi bebe agua desde un grifo en la provincia de Salta, Argentina. 28 de febrero, 2020. REUTERS/Ueslei Marcelino

Hace tres años que varios departamentos de Salta fueron declarados en emergencia sociosanitaria, sin embargo las muertes no cesan y las causas siguen siendo evitables: diarrea, gastroenteritis, deshidratación en esta época de intenso calor que existe en el chaco salteño.
Durante el 2023 varios grupos de mujeres de diferentes pueblos y naciones de la provincia de Salta realizaron reclamos, incluso encadenandose en el el IPPIS (Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta) pidiendo que los funcionarios cumplan con la promesa de reemplazar una manguera: “Desde el año pasado hizo un pedido de manguera, porque la única manguera de la comunidad se rompió. El calor ya se hace sentir”, indicaba en agosto del año pasado una de las referentes que realizaba la protesta y el pedido desesperado al estado.
Otra denuncia que se repite desde hace años es la mala atención de los puestos sanitarios, ya que es común que no cuenten con medicamentos básicos para tratar enfermedades comunes, así como también existen en ocasiones denuncias por malos tratos o incomprensión de la lengua de los originarios que se acercan a los lugares sanitarios.
“A veces son tan intensas las lluvias que ni los médicos llegan a los parajes o puestos sanitarios más alejados, ellos no pueden entrar y nosotros no podemos salir por los caminos, ahí ocurren las desgracias, ahora tenemos una preocupación más que es el Dengue”, explicó Modesto, un referente del pueblo Wichi.
La muerte de estos tres niños trascendieron a la prensa nacional argentina por lo que la subsecretaria de Medicina Social, Gabriela Dorigato, indicó a la agencia Télam que: “Queremos resaltar que no son chicos con desnutrición. En estos casos fueron niños que estaban con el peso adecuado para la edad”.
Por su parte, el gerente general del Hospital de Morillo, Adrián Cardozo, afirmó a medios locales que este año se registra una curva ascendente de casos de gastroenteritis, sobre todo en la población más vulnerable: la materno infantil. “Este año el calor es más intenso, y eso provoca más cuadros de deshidratación, agotamiento por calor, también están presentes la infección por salmonella y otras enfermedades de la época estival”.
Las comunidades indígenas sufren calores intensos y esto se agravó desde que comenzaron a ocurrir los desmontes masivos. Esta situación genera aumento de las temperaturas, contaminación de las napas por los fertilizantes que se usan en los cultivos que se encuentran cercanos a algunas comunidades indígenas. Organizaciones ambientales denunciaron que durante el 2023 en la provincia de Salta se registraron más de 5 mil hectáreas, además denunciaron que existe una desactualización del mapa de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos.
Esta situación de desmontes no es nuevo, sino que se relaciona con el uso de las tierras para la siembra de cultivos como tabaco, maíz, soja y caña de azúcar. El 50% de la superficie de la provincia es utilizada por grandes terratenientes o empresas que representan el 1,2% (10 mil hectáreas) del total de los campos, según un informe del medio Tierra Viva.
«Este genocidio no va a terminar nunca», indico a Mink´a Comunicación un miembro de la comunidad Wichi de Tartagal que no quiso ser identificado por miedo a represalias del nuevo gobierno ultraderechista de Javier Milei.

Noelia Carrazana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *