ESPACIO PARA LAS VOCES DEL ABYA YALA

Alasitas

Por Noelia Carrazana

La fiesta de Alasitas se inaugura el 24 de enero en la Ciudad de La Paz. El Ekeko, hombrecito que carga comestibles y materiales es la figura central. La historia de la festividad tiene algunas incógnitas respecto a su origen, como la mayoría de las festividades o figuras de deidades prehispánicas por el paso de la iglesia católica que desde la colonización intentó desaparecer la mitología aborigen.
El investigador boliviano Milton Eyzaguirre, asegura que Alasita es la fiesta de la fertilidad y no de la abundancia, puesto que se celebra en la época de lluvias. Eyzaguirre considera que la festividad tiene origen Tiwanacota, debido a que en la ruinas se encontraron figuras pequeñas de jorobados (ekekos), que en el ámbito andino eran valorados.
Asimismo, acotó que los historiadores apuntan que esta tradición se celebraba el 21 de septiembre y otros el 21 de diciembre, porque los nativos de esta región no conocían el calendario gregoriano y debido a que en esas fechas comienza la época de lluvias.
“Todos Santos es una fiesta de Illas (deidades), es lo mismo que Alasitas. Lo que ha pasado es que estratégicamente los españoles han separado las festividades y las han individualizado, cuando más bien tiene que ver con un componente y que abarca un período temporal del año”
En la actualidad la Alasita se celebra el 24 de enero a mediodía, con la ch`alla (sahuma y dice palabras para activar la intención de la persona) de las miniaturas por un amauta o un sacerdote católico. La feria se extiende por aproximadamente tres semanas. En la misma se comercializan diferentes objetos del hogar; dinero, casas, ropa, electrodomésticos, automóviles, comida y otros.
El especialista detalló que la festividad de la Alasita se empezó a visibilizar por 1783, en la ciudad de La Paz, por los cercos que hizo Túpac Katari. Desde ese entonces a hasta la fecha la celebración cambió por la inserción de mercadería china a la Feria y por la no elaboración de figuras de yeso ni ekekos, aunque todavía se encuentran.

Foto: Angie Salgar Caballero
Noelia Carrazana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *