ESPACIO PARA LAS VOCES DEL ABYA YALA

DOLO TRENZADORA, LA POESÍA COMO REFUGIO ANTE EL INSULTO

Por Anahí Testa

“Y sí, fui discriminada desde muy chica, al igual que toda morocha del conurbano, hija de inmigrantes”, cuenta Alicia Aquino,  pero reconoce que la poesía es su lugar de refugio y defensa ante el insulto; esa aliada que le permite decir lo que no le gusta.

Es poeta y cantora, de un poema tomó el nombre Dolo Trenzadora; y es el que elige para presentarse en las redes sociales ante los demás.

También dicta talleres y clínicas de poesía; tuvo una crianza en castellano y guaraní; sus padres son paraguayos y eso es lo que reivindica en su escritura y en la oralidad.

En la infancia su papá que era electricista le traía libros que encontraba abandonados en las obras en las que trabajaba y así se transformó antes de comenzar a escribir en una gran lectora de poesía.

Con ocho años ya relataba las cosas que le pasaban; y en la escuela cumplía el rol de escribana redactando cartas de amor a pedido.

“La poesía, la escritura para mí es eso encuentro en cualquiera de sus formatos”  compartiendo texto descubrió una manera de relacionarse con las personas y también por qué no de hacer amigues.

Publicó los poemarios Enredadxs(2012), Éste libro no es un rehén(2018),Dame poesía (2020), De raíz gritaré la frontera (2020).

En julio salió su libro Rompe el gualicho/Opé poha ñana rykue por Promesa Editorial.

Foto: Juan Manuel Iglesias

Anahí Testa

DOLO TRENZADORA, LA POESÍA COMO REFUGIO ANTE EL INSULTO comentarios en «2»

  1. Excelente, felicitaciones Anahí Testa.
    Saludos desde Perú .
    Eso son temas que marcan la diferencia de llegar a nuestros muchos hermanos que marcado en sus vidas tienen en cada ser humano.
    Muchos abrazos exitos…

  2. También fui discriminada, no tanto por mi color, soy «casi» blanca en invierno, sino por mi tonada provinciana y mi modo de hablar campesino (campechano), por compañerxs de trabajo y aun hoy por compas que «simpáticamente» me imitan sin importarles si ofenden o no en tono sarcástico o irónico.
    Quiero creer que no se dan cuenta.
    Está tan naturalizada la burla porteña…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *